Mensaje de la Directora

#juntasenlalucha

«Prefiero morir cansada pero arropada por mis propias convicciones y con la esperanza de que lo que hago podrá serle útil a mi hija, a mi hermana, a mis sobrinas, a mis amigas, a mis compañeras o a alguna mujer»

Conocí Casa de Apoyo a la Mujer cuando aún estudiaba la licenciatura en 1999, fui un par de veces a realizar voluntariado; sin embargo, por diversas actividades no pude seguir. Fue en “Tel Mujer” (Línea de atención a mujeres en situación de violencia) que la puerta se abrió al tema de la violencia de género, puerta que nunca volví a cerrar. El tema me llamaba siempre… a involucrarme cada vez más, a leer, estudiar y  aprender,  a intentar comprender las VIOLENCIAS que se cruzan por ser mujer, desde lo estructural hasta en lo más íntimo. Se convirtió en mi lucha personal y política. Si bien estuve en distintos espacios y dedicándome a diferentes asuntos a lo largo de mi vida,  nunca he abandonado esta lucha. Estoy convencida que todas las mujeres podemos ser parte del cambio social, que desestructurar lo construido no es fácil,  que todos los días hay algo que hacer para disminuir las brechas de desigualdad que existen entre hombres y mujeres, una de las principales causas de la violencia contra las mujeres. En febrero del 2019 me invitaron a sumarme al gran proyecto que es CASA DE APOYO A LA MUJER y así llegué a la Dirección, con el reto de estar al frente para seguir generando acciones por y para las mujeres. 

Nuestro trabajo es con el compromiso de que CASA DE APOYO A LA MUJER siga siendo un espacio Sororo, seguro y de confianza; donde las mujeres que acuden a solicitar ayuda se sientan escuchadas, atendidas y acompañadas en su camino de frenar la violencia en sus vidas, invitándolas a encontrar otra forma de vivir. Casa de Apoyo a La Mujer A.C. tiene más de 22 años acompañando a mujeres en situación de violencia y quienes formamos parte de esta organización somos profesionistas especializadas y comprometidas con el trabajo que realizamos y la justicia social; estamos convencidas que una de nuestras misiones personales es seguir construyendo y mejorando este lugar confiable donde las mujeres pueden encontrar esperanza y posibilidades de una vida sin violencia a la que TODAS tenemos derecho.

No olvides que nuestros sueños, nuestros logros, nuestros espacios ganados, nuestras historias, nuestros cuerpos, nuestra tranquilidad y nuestra dignidad, también importan. NUESTRA VIDA ES VALIOSA. 

Yliana Gabriela Vargas Mares
Directora General